El encuentro e intercambio entre cine y cómic no es nada nuevo, pero, en años recientes, parece haberse dado la sinergia total entre ambos, y eso ha provocado diversas reacciones. El 2009, de hecho, será un año trascendente en este aspecto.

Hace 50 años ya, una parábola de fantaciencia nos hablaba de los dilemas éticos, morales y existenciales que la era atómica implica: Astro Boy, personaje creado por Osamu Tezuka, es un robot con apariencia de infante, quien protege al ser humano en nombre de la paz.

Durante más de dos décadas, Tezuka presentó en papel las aventuras de Astro Boy (a la par de otras sagas sobresalientes, como las de Phoenix, Black Jack y Dororo), y poco después comenzó, en 1953, la realización de la serie animada de este personaje con su propia productora, Mushi, y previendo así el boom del anime que hoy en día vemos.

Tezuka no sólo desarrolló relatos intensos de aventura, sino que igualmente en el camino creó una estética y tiempo narrativo distinto al visto en el cómic y la animación en Occidente. En Japón, Astro Boy es reverenciado más allá de un icono cultural, logrando incluso que durante 2007 se le considerase como embajador de su gobierno por parte de la Oficina de Asuntos Externos.

El anime, el auge que ha despertado y la evolución narrativa que ha impuesto en el relato audiovisual son resultado directo del trabajo de Tezuka. Este año, en octubre, será estrenado finalmente un largometraje con Astro Boy como protagonista, y tras varios años de intentar llevarlo a la pantalla grande en una producción internacional de animación CGI.

Dirigido por David Bowers, quien está involucrado en la animación desde ¿Quién engañó a Roger Rabbit? (Robert Zemeckis, 1989), este filme implica una especie de reverencia hacia Oriente por parte de Occidente.

Watchmen, largamente esperada

Han pasado 20 años de la publicación original de esta serie, popularizada desde entonces en formato de novela gráfica, escrita por Alan Moo-re y dibujada por Dave Gibbons, y desde su salida se han conocido los diversos esfuerzos de varios realizadores, productores y guionistas por llevarla al cine.

En 1987, Terry Gilliam -quien junto al guionista Sam Ham se involucró en el primer intento por adaptarla- declaró que era imposible llevar a cabo el proyecto en tan sólo dos horas de metraje, y que tal vez la solución se encontraba en la forma de un serial televisivo o una trilogía fílmica. En pocas palabras, su mensaje era que Hollywood, aún no estaba preparado para un proyecto de esa especie.

Y es que Watchmen rompe el esquema del cómic de superhéroes al especular sobre política y estar en clave de relato de aventuras e intriga, así como al proponer los fundamentos de una arquitectura narrativa para el futuro.

Han tenido que pasar dos décadas, la omnipresencia del cine digital, la posibilidad de realizar prácticamente cualquier idea vía las imágenes generadas por computadora, y algunos sucesos mundiales (11 de septiembre de 2001), para que Watchmen hoy sea una “realidad” y comprender mejor su trascendencia.

En la historia, los superhéroes han sido desterrados de la sociedad y alguien se ha empeñado en eliminarlos.

El 6 de marzo, Watchmen se estrenará a nivel mundial, bajo la dirección de Zack Snyder, y tras una sonada rebatinga legal entre Warner Brothers y 20th Century Fox por distribuir el filme. Así, la espera parece ser mayor.

La voz del autor

El 2009, así, se perfila como otro año representado fuertemente en Hollywood por las adaptaciones de cómic. No obstante, hay una peculiaridad notable: con excepción de la continuación de la saga de los mutantes más famosos en X-Men Origins: Wolverine, dirigida por Gavin Hood, el resto de adaptaciones anunciadas a estrenarse durante el transcurso del año surgen de historias de autor, o bien, publicadas originalmente por sellos independientes.

Surrogates (dirigida por Jonathan Mostow y basada en la miniserie escrita por Robert Venditti y dibujada por Brett Weldele), Whiteout (dirigida por Dominic Sena, a partir de la serie escrita por Greg Rucka y dibujada por Steve Lieber ), y Kick-Ass (dirigida por Matthew Vaughn y basada en la miniserie escrita por Mark Millar y dibujada por John Romita).

Tanto como Watchmen, The Spirit y Astro Boy, son obras que hablan por sus propuestas temáticas y estéticas originales, sin involucrar necesariamente personajes o fórmulas probadas y largamente explotadas.

Los superhéroes sin duda seguirán (2010 parece que estará plagado de filmes a tono), pero finalmente la verdadera voz del autor de cómic se está dejando escuchar claramente en este 2009.

Se anotan un 9

En un mundo apocalípico habitado por muñecos de trapo, surge un héroe que impulsa a los demás a luchar por su vida, en una de las más esperadas películas de animación para este año, 9.

La comunidad de seres de trapo es atemorizada por monstruos mecánicos que pretenden acabar con ellos. Pero el héroe, llamado 9, tratará de convencer a todos de que la verdadera forma de sobrevivir es enfrentarse al enemigo.

La película, producida por Tim Burton y muy en su estilo, se estrena en Estados Unidos el 9 de septiembre de 2009 (09/09/09).

El filme está basado en un cortometraje del mismo título dirigido por Shane Acker, quien ahora participa en este largometraje de animación 3D en colaboración con Timur Bekmambetov.

Burton describió el corto de Acker como los 10 minutos más extraordinarios que jamás había visto. Via: Mauricio Matamoros

Leave a Reply